Español / English / Français

ÁREA TÉCNICA

RECOMENDACIONES GENERALES DE UTILIZACION DEL LADRILLO PRENSADO O APLANTILLADO




1. Consejos previos a la colocación del producto

Recepción

Comprobar que las características técnicas de las piezas suministradas satisfacen las especificaciones del proyecto (Ficha Técnica del producto).

Comprobación visual del estado del producto recibido: tonalidad, aspecto, regularidad dimensional, etc.

El ladrillo prensado, al suministrarse hidrofugado, debe de colocarse completamente seco, por lo que es necesario quitar el plástico protector del palet al menos dos días antes de su puesta en obra. No deben de humedecerse antes de su colocación, ya que la succión que presentan es inferior al 0,04 Kg/m² por minuto.

Con anterioridad a la ejecución de la fábrica, deben realizarse una serie de pruebas con muestras de ladrillo, para conocer cual es la interacción mortero + aditivo con el ladrillo, ya que se pueden producir reacciones entre ambos, causando la aparición de manchas o cambios de color.

Se aconseja la utilización de morteros industriales preparados. Según nuestra experiencia, aconsejamos el tipo M – 7´5. Existen en el mercado distintas firmas que ofrecen morteros idóneos para la colocación a hueso, y que los suministran con las consistencias adecuadas para este uso.

El mortero debe de tener un grado de hidrofugación similar al del ladrillo, para reducir la absorción capilar. Debe de controlarse muy bien la dosificación, ya que un exceso de hidrófugo podría repercutir negativamente en la calidad del ladrillo.


2. Consejos de colocación

Se debe de impedir el contacto directo del ladrillo con el terreno, en la ejecución de zócalos o arranques de fábrica en general. Para evitar la absorción capilar de las posibles humedades a través de los muros en contacto con la cimentación, se colocará una lámina antihumedad con el ancho del muro y entre dos capas de mortero fresco.

Los muros de contención, jardineras y demás elementos de fábrica en contacto con el terreno, deben de impermeabilizarse correctamente por su cara posterior, pues de no hacerlo, el aporte constante de humedad puede producir manchas visibles en la cara vista del muro.

Para conseguir un correcto arranque de la fábrica, se debe de comprobar que la superficie de apoyo está perfectamente limpia y nivelada. Cualquier irregularidad se rellenará con mortero.

Colocación de miras y plomos

Se colocarán miras sujetas y aplomadas, con todas sus caras a escuadra y a distancias no mayores de 2 a 3 metros y siempre en cada esquina, hueco, quiebro o mocheta.

En las miras se marcará la modulación vertical, situando un hilo tenso entre ellas y apoyado sobre las marcas realizadas, sirviendo de referencia para ejecutar correctamente las hiladas horizontales. Las miras también llevarán las marcas de los niveles de antepechos y dinteles de los huecos.

Se definirá el plano de la fachada mediante plomos que bajarán desde la última planta hasta la primera con marcas en cada uno de los pisos intermedios, dejándose referencias para que pueda ser reconstruido en cualquier momento el plano así definido.

Situar el hilo de la mira coincidiendo con la arista superior de la hilada que se vaya a ejecutar, sirviendo de referencia para garantizar la horizontalidad de la misma.

Con objeto de lograr la máxima homogeneidad en dimensiones y color, se utilizarán ladrillos de varios paquetes a la vez, cogidos en tandas escalonadas, mejorándose el resultado final del paramento.

En la ejecución de fábricas con juntas a hueso, se respetará una separación mínima de 2 a 3 mm entre las testas de las piezas contiguas. Desde el punto de vista técnico, el contacto entre hiladas es desaconsejable, ya que cualquier movimiento de la fachada podría provocar la concentración de esfuerzos en esos puntos, produciendo deterioros en las piezas.

La junta puede tener diferentes formas, dependiendo del aspecto estético que se quiera obtener. En cualquier caso, su diseño evitará la retención de agua, facilitando su evacuación.

Para facilitar la ejecución de la junta a hueso se recomienda la utilización de crucetas, que presenta dos espesores distintos dependiendo del lado a utilizar, y que nos permite absorber las pequeñas diferencias de calibre de las piezas y mantener así un margen de tolerancia en la colocación.

Para la elaboración de juntas rehundidas, pueden utilizarse pletinas de chapas de una longitud no mayor a 1 m y provistas de pequeñas asas para facilitar su retirada. Se aconseja retirar los separadores cada medio metro de obra ejecutada aproximadamente.

Se aconseja comprobar que la cazoleta quede completa de mortero sin llegar a rebosar, teniendo en cuenta que la junta a obtener va a ser de 2 a 3 mm. También, se debe de prestar especial atención a la junta vertical, procediéndose a rellenar al completo y valiéndose de la paleta para presionar la masa alojada.

Ambas funciones aseguran la estanqueidad de la fábrica frente a las inclemencias atmosféricas.

La estanqueidad se puede mejorar enfoscando el intrados del paramento. Debido a que la cara vista del producto está hidrofugada, se debe aplicar con un cierto tiempo de antelación al enfoscado una lechada de cemento para conseguir una mayor adherencia. El enfoscado se ejecutará transcurridos, al menos, 48 horas de la colocación del ladrillo prensado.

Los ladrillos se colocan siempre a restregón, situándose sobre el mortero a una distancia de aproximadamente cuatro centímetros y de forma horizontal al ladrillo contiguo.

No debe de moverse ningún ladrillo después de realizar esta operación y si fuera necesario corregir la posición de alguno, se quitará, retirando también el mortero.


3. Protección de la obra ejecutada

No se recomienda la espuma de poliuretano, proyectada sobre el intrados de la hoja de cerramiento exterior, dado que impide la transpiración del muro hacia la cámara de aire, causando posibles manchas en la fachada.

Si por defecto de estanqueidad, el agua de lluvia atraviesa el muro y discurre por la infase muro/espuma puede llegar directamente al forjado, causando la aparición de humedades tanto al tabique interior como al exterior de la fachada.

En el caso de llegar a utilizar la espuma de poliuretano, se aconseja la protección del ladrillo pare evitar que pueda mancharse. La eliminación de este producto es prácticamente imposible de realizar.

La fábrica recién ejecutada debe de protegerse de la lluvia con plásticos, sobre todo en la parte superior. También se tomarán las medidas necesarias para que el agua de lluvia acumulada sobre los forjados, terrazas y cubiertas no se vierta sobre la fábrica de ladrillo.

Proteger la fábrica mediante plásticos u otros elementos cuando se realice junto a ella algún oficio que la pueda manchar, como por ejemplo, la aplicación de morteros proyectados, pinturas, pulido de terrazas, vertido de escombros, etc.


4. Limpieza de la fábrica ejecutada

Procurar que durante el proceso constructivo la fábrica no se manche, no solo por los propios albañiles que intervienen en su ejecución, sino también por los otros oficios de la obra.

Para eliminar restos de mortero durante la ejecución no se utilizarán estropajos ni esponjas agresivas.

La fábrica debe estar completamente seca antes de proceder a su limpieza.

Para la limpieza de posibles sales, restos de cemento, etc; debe de intentarse su eliminación en seco mediante cepillado, ya que en muchos casos esta operación puede ser suficiente.

Cuando sea necesario, el procedimiento adecuado de limpieza que le aconsejamos es el siguiente:

Humedecer con agua la zona a limpiar con esponja siempre en dirección de las tendelas. En caso de no obtener buen resultado, recurrir a aplicar una solución ácida, mezcla de 1 parte de ácido clorhídrico comercial y de 6 a 10 partes de agua, dependiendo del grado de suciedad del paramento. Debe de enjuagarse de inmediato con agua limpia. Ambas operaciones deben de ser simultáneas y sin demora entre ambas, con el fin de evitar que el ácido continúe actuando sobre la fábrica y dañando el tratamiento hidrofugante del ladrillo.


IMPORTANTE:

Se debe realizar previamente algunas pruebas para conocer la efectividad y la reacción sobre el ladrillo, del ácido o producto limpiador.

Cuando se emplee el chorro de agua a presión, debe de realizarse una prueba para comprobar que no se daña el ladrillo, ni la junta de mortero.

Por todo lo expuesto anteriormente, es recomendable que la limpieza sea confiada a especialistas.



CONSEJOS PARA LA COLOCACION DE PAVIMENTOS DE BARRO COCIDO


Nuestros productos están clasificados en el Código Técnico de la Edificación dentro del Grupo B IIIb. de revestimientos discontinuos para suelos.

Para conseguir una correcta ejecución de una cubierta convencional con baldosas prensadas se aconseja la siguiente composición:

- Se debe de partir con una capa de compresión, que nos marcará la pendiente de la cubierta.

- Es aconsejable la utilización de un producto de imprimación y completar con una membrana impermeabilizante. Para obtener una mayor seguridad en la impermeabilización, aconsejamos la utilización de una capa antipunzonante a base de prolipropileno.


- Seguidamente se aplicará una capa de mortero espolvoreada en su superficie con cemento cola, para mejorar la adherencia de la pieza.

- Se finalizará con la colocación del pavimento prensado.


Juntas de dilatación

La elección de la junta dependerá del tipo de recubrimiento, el cambio térmico y la distancia entre las mismas.

Lo aconsejable es cerrar áreas de una superficie de 25 a 30 m2 y con laterales inferiores a 5 - 6 m.

La instalación de la junta evitará la posible proliferación de grietas y desperfectos producidos por los movimientos de dilatación y contracción causadas principalmente por las variaciones térmicas.



Colmenero & Rodríguez
MATÍAS LOPEZ  Avd. Europa 97, 23600 Martos [Jaén] España / T. 953 551 017 / T. 953 551 579 / F. 953 700 992
Aviso legal